Criticas, ¿todo vale?

Estoy escribiendo esta entrada después de haber leído atentamente las sugerencias que me habéis dejado en el anterior post. Los temas que proponéis son muy interesantes, desde que dé mi opinión en temas de sexo, pareja, o incluso cómo se siente una madre ante el cambio que da su hija con la llegada de la menstruación.

Tranquilos que hoy no hablaré de la regla.

 ¡¡Mi pequeña!!

 

 

De lo que sí quiero charlar es sobre la exposición a la que se somete una persona cuando sale de su zona de confort y empieza a ser reconocida en mayor o menor medida. La actuación (de la cual me abstengo de comentar) de Manu Navarro en Eurovisión me dio en qué pensar.

Está claro que en la literatura jamás se llegará a tener ese nivel de protagonismo en las redes sociales. ¿Pero qué ocurre con la gente que comienza su andadura y se encuentra con críticas que su único objetivo es el avasallar?

 

Me explico, un escritor novel, como su nombre indica, está en proceso de aprendizaje. Lo lógico es que su narrativa vaya mejorando con el tiempo, o que en su lugar encuentre poco a poco su propia voz que lo termine guiando.

Hoy día las redes sociales son el único medio para divulgar de alguna manera el trabajo de alguien al exterior. Más en el caso de los autopublicados, como es mi caso.

Siempre habrá gente que no le guste la forma que tienes de escribir, y eso no es malo. Al contrario, es algo que se debe aceptar y listo. No ocurre nada.

He llegado a tener conversaciones en las que me han explicado que no es su tipo de lectura, que le van otras cosas, ¿eso es para que me indigne? No, por supuesto que no.

 

Cuando expones una novela al público se sabe que a medida que ésta se hace un poco conocida o llega a más gente, se obtienen tanto críticas constructivas como alabanzas. A todos nos gusta que nos alaben, pero cuando llega una opinión distinta, como la típica estrella solitaria de Amazon (mis compañeros de letras saben a qué me refiero), comienza la tarea titánica de leer entre líneas, y no caer en el pozo de la autoflagelación.

 

¿Pero qué sucede cuando el sarcasmo de unos en las redes se convierte en la burla y menosprecio de otra? Aquí lo único que puede suceder son dos cosas:

 

1.       Te pones una coraza que impida que te afecte o…

 

2.        Terminas abandonando un sueño.

 

 

Personalmente he llegado a experimentar esto, y sigo haciéndolo (no soy la única, el bullying literario existe). No me gusta dar protagonismo a estas cosas, ese es el motivo por el cuál muchos se sorprenderán al leer esto. Puesto que nunca he usado Facebook, Instagram o Twitter para atacar a nadie, dado que… ¡Oh, vaya! Tengo conciencia, y no podría conciliar el sueño. Así que después de este post seguiré como siempre. ¿Sin que afecte?

 

Oh, no. Eso no es cierto, siempre afecta. De un modo u otro lo hace. Se puede actuar con indiferencia, con humor, e incluso con indignación. También con ira, dolor, tristeza… En definitiva, soy humana y los sentimientos afloran. No obstante, y espero que esto sirva para algo, jamás me rendiré. Seguiré soñando, intentando dar lo mejor de mis escritos a los lectores que les interese.

 

Desde este pequeño rinconcito quiero manifestar que estoy a favor de la libertad de expresión, todo el mundo tiene derecho a debatir y a comentar sobre música, películas, series o libros sin que se sienta cohibido por ello. Pero, o sí hay un pero:

 

La libertad de uno termina donde empieza la de otro.

 

©Antiliados

6 comentarios sobre “Criticas, ¿todo vale?

  1. Hace unos días en un post en mi Facebook hice una consulta sobre este tema las críticas, todos los autores que respondieron dijeron que si estas eran con fundamentos eran 100% aceptadas ya que de alguna manera les ayuda a creecer y ver en que fallan como escritores. Lo que yo no me gusta y repudio es lo del bulling entre escritores, para mi eso es envidia pura y a la larga esas personas se van quedando sin seguidores y no son conocidos por su trabajo sino por el daño que le hacen a otros. Excelente tema Anti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *