Más de dos

El amor, ¿cuestión de números?

No puedo evitar dejar de hacerme esta pregunta en una fecha como la de San Valentín. Cuando alguien se plantea lo que es el amor, muchos, por no decir la amplia mayoría de las personas, idealizan una pareja compuesta por: hombre-mujer, hombre-hombre o mujer-mujer.
El asunto se complica en el momento en que la cifra aumenta.
Y todos os preguntaréis: ¿cómo es posible eso? Seguido de expresiones del tipo: ¡eso no es amor es vicio! ¿Cómo se manejan con los celos si son más de dos?
Poliamor. En wikipedia se puede encontrar la definición de este término como: el que tiene más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados. El individuo que se considera a sí mismo emocionalmente capaz de tales relaciones se define como «poliamoroso», a veces abreviado como «poli».
Vamos a hacer un pequeño parón y analizar bien el proceso de cualquier individuo antes de continuar con este tema.
• ENAMORAMIENTO
Un sentimiento de euforia que en algunos casos no se asimila al principio. Palpitaciones, sudores, nerviosismo, interés por esa persona especial, esa que nos provoca un «algo» en nuestro interior capaz de perder el control de lo que nos rodea. En muchos casos no somos capaces de encontrar las palabras exactas para definirlo. Y con el tiempo llega el amor, o no…, ya que es posible que esto se afiance o puede quedarse en algo efímero. No obstante, en algún momento puede que llegue y, en cierta medida, es cuando sucede lo inevitable.
• AMOR
Esa palabra engloba tantas emociones; confianza, cariño, apego, alegría, felicidad…; Como también, preocupación, celos, deseo sexual… Amar no es lo mismo que querer. Yo quiero a mi hija, a mis hermanos y a mis padres. Incluso puedo llegar a querer muchísimo a mis amigos. Sin embargo, cuando se trata de decir «TE AMO» es algo exclusivo para aquella persona a la que nos sentimos unidas de una forma única.
Existe una preciosa explicación relacionada con la diferencia de la que os comento, es la que las enseñanzas budistas nos ofrecen. En ellas se afirma, sabiamente, que si quieres a una flor, la arrancas para tenerla contigo, y si «amas» a una flor, la riegas todos los días y la cuidas.

Teoría Triangular del Amor

Según ésta, formulada por Robert Sternberg, existen 3 componentes diferenciadas en el amor:

  •  Pasión: deseo de estar con la otra persona y que el sexo con ella sea gratificante.

 

  • Intimidad: Capacidad de compartir nuestros deseos , sentimientos y secretos con la otra persona.

 

  •  Compromiso: Certeza de que pase lo que pase esa persona no nos olvidará o dejará en la estacada.

 

Por tanto, se plantean 6 clases de amor por combinación de estos elementos:

 

 

  • Confianza – Amistad: cuando únicamente existe Intimidad. Por ejemplo, la relación que se puede tener con un psicólogo con el cual tenemos mucha confianza. También se aplica al cariño que sentimos por un amigo. (En mi caso, lo que podría llamar querer a alguien).

 

  • Encaprichamiento: sólo hay Pasión, y se caracteriza por existir únicamente deseo sexual. El llamado amor a primera vista.

 

  • Amor Vacío: un amor donde sólo hay Compromiso. La Pasión y la Intimidad han muerto o jamás existieron.

 

  • Amor Fatuo: existen Pasión y Compromiso. Es más intenso que el encaprichamiento.

 

  • Amor Romántico: existe la Pasión y existe la Intimidad.

 

  • Amor Sociable: Intimidad + Compromiso, es el que se da en las parejas que han perdido la pasión.

 

  • Amor Completo: un amor con las tres características se supone que es el amor ideal, aunque según la psicología no suele durar mucho, puesto que es difícil de mantener y suele derivar en alguno de los otros tipos de amor. (Esto daría pie a otro post, dado que disiento y soy una romántica que cree en el amor duradero, no sin un esfuerzo y trabajo mutuo, por supuesto).

 

 

En una relación cada día cuenta, trabajar en ella siempre será o, al menos, debería serlo, algo constante y continúo. En mi humilde opinión, no existe una fórmula secreta que nos enseñe como conseguir una felicidad absoluta. Lo que sí tengo claro es que no tenemos que vivir y amar según los estándares, porque eso, en muchos casos, ese es el motivo del detonante para quebrar la burbuja irreal en la que se vive y, al no cumplir con lo que la sociedad marca como «normal», todo se derrumba.

 

Volviendo al tema anterior y después de analizar con detenimiento las distintas maneras de amar, y mi particular forma de diferenciar un «Te quiero» de un «Te amo», os pregunto: ¿podéis cuantificar un sentimiento con números? ¿Acaso eso es posible? Entonces, por qué se juzga o no se es capaz de comprender cuando alguien llega a sentir esa emoción por más de una persona a la vez.

No hablo sólo del sexo, si no de la complicidad, del compromiso, de la amistad y de la pasión. He llegado a la conclusión de que aquello que es una incógnita, de la que se tiene poca información al respecto, suele crear miedos o incomprensión.

Seamos tolerantes con todas aquellas maneras y formas que la componen, incluidas aquellas que están compuestas por tres, cuatro o más individuos, porque, como ya he expresado antes,

«El amor no son matemáticas».

©Antiliados

6 comentarios sobre “Más de dos

  1. Que puedo decirte Anti?
    Todo ya lo has dicho tu … Espero que todas las chicas, niñas, mujeres de todas las edades que pasen por tu wed lean todo lo que has publicado, y no sólo leer sino que llevar en cuenta y poner en práctica.

  2. Perfecta la manera de diferenciar el querer del amar, siempre he sido discordante en mi entorno por rechazar el gesto de regalar flores, que al cortarlas se vuelve perecedera su belleza cuando se marchitan. Es más sabio apreciarla en su propio hábitat y cuidarla para que permanezca radiante y superar con ella cada cambio de estación. Así es para mi el amor, no te moldea o te sujeta a su antojo, sino que te ama libre y trata de vivir cada gusto o detalle contigo igual como te muestra lo bueno y lo malo esperanzado en que como reciprocidad ames sus virtudes e imperfecciones, se trabaja cada día para entenderse y amar incluso los defectos de cada uno.

  3. A veces el amor se presenta de distintas maneras, cuesta aceptar lo que no conocemos… pero quiénes somos nosotros para juzgar la manera de amar de otras personas? Al final Love is Love 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *