MIRADAS INDISCRETAS V

ATENCIÓN

 

Después del encuentro que mantuve con Hunter en su despacho, la expectación creció, y con ello mis nervios. Las obligaciones del día a día me ayudaron a no estar pendiente a cada rato del móvil, aunque internamente deseaba recibir alguna noticia anunciando un nuevo juego.

Me he percatado de que mi humor ha mejorado considerablemente, y que me cuido de una manera que antes no hacía. El otro día, sin ir más lejos, entre en una tienda de lencería, cosa que no sucedía desde… buff, ya ni lo recuerdo. Me atreví a probarme distintos modelos, y me llevé dos conjuntos que me quedan de muerte.

Me siento sexy, confiada y podría decir que hasta poderosa.

Tarareo una canción mientras contoneo las caderas al ritmo de la música, estoy preparándome la cena. Me muevo con soltura, agarrando los ingredientes y echándolos a la sartén. Siempre me ha gustado ir cómoda en casa, y hoy no es una excepción, llevo puesta una camiseta holgada que me llega a la mitad de los muslos.

Apago el fuego, y me giro para abrir la puerta de la alacena donde guardo los platos, me sirvo sin dejar de bailar, y me atrevo a realizar los coros en alto, animada. Avanzo con la música de fondo hacia el salón, y me siento subiendo las piernas al sofá, inclino el cuerpo para agarrar el móvil y bajar el volumen del reproductor, y así cenar en tranquilidad.

Me levanto y dejo el plato en el fregadero, cuando de repente escucho el sonido de un mensaje de WhatsApp. Me acerco a la mesa del salón, y comienzo a leer con atención:

Desconocido: ¿Estás lista para el próximo juego?

Se me saca la boca al releerlo, ¿qué si estoy lista? Me muerdo el labio inferior a causa de la excitación, junto las piernas y tecleo la respuesta.

Tarah: Sí.

Desconocido: Perfecto, te iré enviando las normas y te daré tiempo para que las puedas realizar. ¿Preparada?

Tarah: Creo que sí, ¿de qué se trata?

Desconocido: Nada de preguntas, ¿aceptas jugar con mis condiciones?

Tarah: Acepto.

Desconocido: En media hora, sitúate en la ventana en ropa interior.

Me fijo en la hora que es y calculo el tiempo que necesito para elegir atuendo, voy a responderle cuando me doy cuenta de que ya no está en línea.

Apresuro el paso y entro en mi dormitorio, abro el armario y cuando tiro del cajón casi causo una catástrofe, pero por suerte no me cae en los pies. Busco uno de los conjuntos que me compré hace unos días y me lo llevo al baño.

Inspiro profundamente intentando tranquilizar mi ritmo cardíaco, y empiezo a desvestirme. Paso las yemas de los dedos por el sofisticado encaje en tono burdeos que tiene el sujetador. Humedezco los labios con la lengua, y decido usar el liguero también.

Unos veinte minutos mas tarde, vuelvo a mirar la hora. Impaciente, aparto la cortina, y dirijo la mirada al loft de Hunter. Escaneo cada rincón sin lograr encontrarlo, me fijo en que tiene la mesa del comedor decorada con velas, y la luz de la estancia es mínima.

Un nuevo mensaje aparece en la pantalla del móvil:

Desconocido: Usa la gabardina del otro día, y ven. Te dejaré la puerta abierta.

Alzo la vista, y vuelvo a revisar su apartamento, pero no lo veo por ningún lado. Así que decido obedecer, lo único que llevo sin que me lo pidiese son las llaves de mi casa, y unos zapatos negros de tacón de aguja. ¡No pienso salir a la calle descalza!

En menos de cinco minutos, llego a su loft, como me ha indicado la puerta esta entreabierta. Armándome de valor irrumpo sin llamar, ni anunciar mi llegada. Frunzo el ceño al ver una nota en el centro de la mesa, rodeada por varias velas aromáticas.

Descálzate, túmbate en la mesa, y usa el antifaz.

P.D: Ten cuidado de no quemarte.

 

©Antiliados

Todos los derechos reservados. Licencia Safe Creative.

Si has disfrutado con el relato de Tarah y Hunter, te gustará conocer de primera mano mis otras obras. “En busca de Adam”, “El despertar de Alex”, “La obsesión de Max” y “El desafío de Henry”. Te invito a que conozcas sus historias y te dejes llevar por la pasión y el amor.

 

5 comentarios sobre “MIRADAS INDISCRETAS V

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *